CHEJOV

De los tres cuentos que tenemos que leer, sin duda mi preferido es Vanka, pero no solo el mío, que carecería de importancia,  Ana María Matute, recientemente Premio Cervantes afirma que sin duda de todos los cuentos este es el que salvaría ¿Por qué? Lo hablamos en clase.
Te dejo, como en los otros dos autores de los cuentos, información para que elabores las preguntas PAU
COMENTE LA PRODUCCIÓN LITERARIA DEL AUTOR CON ESPECIAL ATENCIÓN A LA OBRA SELECCIONADA
Antón Chejov ( 1860-1904) logró el reconocimiento a su labor literaria en vida y así grandes escritores y artistas como – no solo rusos- le profesaron una gran admiración. Chejov,  médico de profesión comenzó a escribir pequeñas historias firmadas con pseudónimos distintos en publicaciones periódicas.  Escribió alrededor de doscientos cincuenta cuentos y novelas cortas, pero además fue un gran dramaturgo con obras que ocuparon un puesto de honor en el teatro ruso, antes y después de la revolución bolchevique. Sus piezas teatrales fundamentales son La gaviota (1896), El tío Vania (1898), El jardín de los cerezos(1904), y Tres hermanas.
 Los primeros cuentos de Chejov fueron, en su mayor parte, humorísticos. Los escribió con suma facilidad; los escribió, según confiesa, "como canta un pájaro", y no les dio importancia, pero en sus mejores relatos y piezas teatrales subyace siempre una  preocupación sincera por la deriva moral, cívica y cultural en la  que se hallaba sumida la sociedad rusa. Chéjov en Vanka y en muchos de sus cuentos, supo  elegir la vía del artista que se implica  en el trabajo mismo, desapareciendo del texto, dándole un final  abierto, presentando la realidad tal y como él la veía pero en su forma  literaria, quizá poniendo a veces el acento en su lado más sórdido y  absurdo, pero precisamente para que fuera el lector quien se sintiera zarandeado y  apelado a cambiar algo al reconocerse en el cuento o reconocer una situación determinada ( el trabajo infantil en el cuento que nos ocupa). En sus cuentos no hay grandes héroes ni aventuras exóticas, sino personajes comunes como Vanka, el pequeño de nueve años a quien la sociedad y el trabajo le ha robado la infancia.
 El lector ruso de inicios del siglo XX consideró a Chéjov el escritor más grande de su tiempo, el mejor y más sutil conocedor del alma rusa, quizá sólo un escalón por debajo del amado Pushkin.  Chéjov fue muy leído por los cuentistas españoles de la generación del medio siglo, o en los hispanoamericanos como Horacio Quiroga  o Julio Cortazar. Más recientemente, Ana María Matute, galardonada con el Premio Cervantes en 2010 confiesa que Chejov fue uno de los autores que le abrieron las puertas del mundo literario y que Vanka es uno de sus cuentos favoritos.
Músicos como Rakhmaninov y Tchaikowsky basaron algunas de sus composiciones en cuentos de Chejov, pintores como Levitan y Marc Chagall se han inspirado en obras suyas para algunas de sus composiciones


 Otros cuentos de Antón Chéjov recomendados

 Haciendo click en el titulo de cada cuento pueden leer una versión online de cada uno.


1. La dama del perrito

2. La tristeza

3. La corista

4. Exageró la nota

5. La mujer del boticario

6. Un drama

7. Una apuesta

8. ¡Chist!

9. Enemigos

10. La colección

11. Iónich

12. Un escándalo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada